Automonitoreo

Esta rutina es esencial para el diabético.

Autor: Equipo CED | Octubre 2017

El control metabólico de la Diabetes Mellitus, entendido como el logro de los niveles de glucemia plasmática en ayuno, entre 80 y menos de 110 mg/dl, por el mayor tiempo posible, constituye un factor primordial para prevenir complicaciones, discapacidades derivadas de ellas y el aplazamiento de la edad promedio de la muerte causada por esta enfermedad.

El estudio de Kumamoto determina que un adecuado control de la glucosa en pacientes con diabetes disminuye la mortalidad por enfermedad cardiovascular y vascular periférica en un 54%; un estudio británico (UKPDS) fortalece lo anterior al reportar que la reducción de glucosa a valores normales reduce un 16% el infarto al miocardio y un 12% las complicaciones de diabetes. Basado en lo anterior se estima que el aumento de la prevalencia de diabetes con la edad no es simplemente el resultado del proceso de envejecimiento biológico, sino que se debe fundamentalmente a la exposición a factores ambientales a lo largo de la vida. Un descenso entre 5-10 mg/dl en la distribución global de los niveles de glucosa en ayuno, puede reducir la mortalidad general entre 2 y 4%. (1,2).

Las personas con diabetes deben llevar un adecuado automonitoreo debido a que pueden presentar cuadros de hipoglucemia (valores de glucosa muy bajos) o de hiperglucemia (valores de glucemia muy elevados) de forma inesperada que pueden derivar en consecuencias tan graves como un coma o una cetoacidosis. Por tanto, el objetivo de monitorear los niveles de glucosa es detectar estas alteraciones antes de que se presente una urgencia médica; así mismo permite al médico hacer ajustes al tratamiento para prevenir el descontrol de glucosa y valorar cual ha sido el control del paciente en las últimas semanas.(3)

El automonitoreo permite dotar a la persona con diabetes de conocimientos, habilidades, actitudes y estilos de vida que permiten un óptimo control metabólico según sus necesidades, recursos y capacidades. Para ello, se vuelven imprescindibles tanto la educación diabetológica como una herramienta, el glucómetro, que mida de forma precisa los niveles de glucosa capilar. (4)

Para poder realizar un automonitoreo es necesario contar con un Glucómetro, dispositivo que dependiendo del modelo habrá un instructivo disponible para cada aparato.


Esquema automonitoreo de glucosa

En términos generales los pasos principales son:

  1. Realizar lavado de manos.
  2. Limpie el dedo con alcohol.
  3. Con la lanceta (o aguja) puncionar la yema de los dedos. Si la punción se hace más hacia los lados puede ser menos dolorosa que hacia el centro del dedo.
  4. Presionar gentilmente en el área de la punción para juntar una pequeña gota de sangre y depositarla en la parte de la tira reactiva que está diseñada para ello. (colocar previamente la tira reactiva en el glucómetro).
  5. Presione la herida por un minuto o hasta que deje de sangrar.
  6. Coloque la tira en el glucómetro y espere el tiempo necesario para la lectura.
  7. Lea el resultado y anótelo en una bitácora con fecha y hora (si el resultado no aparece o marca un error, repita el procedimiento con una tira reactiva y lanceta nueva).

De manera convencional los resultados de glucosa se miden en miligramos por decilitro de sangre (mg/dL).Para cada paciente los niveles de glucosa a los que se quiere llegar son diferentes. De manera general se busca llegar a ciertas metas en los niveles de glucosa en ayuno y después de comer, los rangos más comúnmente aceptados: antes del alimento 70-130 mg/Dl, 2 horas después del alimento menos de 180 mg/Dl. Estas metas pueden ser más estrictas para algunas personas.