Ofrecen alternativas para prevenir várices

Existen medidas de higiene venosa para evitar que se generen afectaciones

Por: Natalia Vitela / Reforma.com 2014


Mantener saludables las venas de las piernas, es decir, evitar la aparición de várices, no sólo es un asunto estético, como muchas personas creen, sino que con ello también se previene el desarrollo de complicaciones peligrosas.

Ernesto Cobos, cirujano vascular del Centro Especializado en Diabetes, señala que las várices, causadas por insuficiencia venosa, ocasionan dolor, ardor y comezón, síntomas que se agravan en los días calurosos y en quienes pasan muchas horas de pie.

El padecimiento es más frecuente en las mujeres y puede complicarse y ocasionar sangrados, úlceras e infecciones.

Son venas que han dejado de funcionar adecuadamente y se dilatan, explica, y cuando están así llega un momento en el que pueden romperse.

Las venas en las piernas tienen la función de regresar la sangre hacia el corazón, señala el especialista. Cuando se han vuelto insuficientes ya no la regresan y se queda estancada. La presión puede causar una úlcera en la piel o abrirla y formar una llaga.

Además, se puede generar un trombo, y esto es peligroso porque puede viajar a los pulmones y causar embolia pulmonar, por lo que es fundamental que se tome una serie de medidas que prevenga el desarrollo de várices.

El experto recomienda evitar el uso de medicamentos hormonales, como anticonceptivos y hormonas para tratar la menopausia, pues esto favorece su aparición. Otros factores son la herencia y los embarazos. Entre más embarazos, más várices aparecen. La herencia no se puede modificar, por lo que, en la medida de lo posible, se deben evitar los tratamientos hormonales”.

Para ayudar a la circulación venosa, aconseja a sus pacientes elevar las piernas. Les pido que no estén sentados con las rodillas flexionadas porque esta posición dificulta el retorno venoso. Les pido que eleven sus pies, los cuales deben estar a nivel de la cintura o más arriba, y esto, por pura gravedad, facilita el retorno”, explica.

"Se aconseja el uso de medias elásticas de compresión, las cuales provocan una presión sobre la pierna. Al comprimir ayudan a que la sangre regrese. Asimismo, no estar parado periodos prolongados y tener un peso saludable, pues el sobrepeso y obesidad también dificultan el retorno venoso. Con estas medidas es posible prevenir la aparición de várices, pero, si éstas ya existen, los síntomas pueden mejorar. El tratamiento farmacológico ayuda con los síntomas, pero no elimina el problema. Tratamientos como el láser sirven para quitarlas. Muchos pasan por alto los síntomas, no toman ninguna medida, pero la insuficiencia venosa y las várices pueden complicarse y originar problemas serios”, dice.

Esquema   

Un problema de circulación

 

El padecimiento es más frecuente en las mujeres y puede complicarse y ocasionar sangrados, úlceras e infecciones. Las válvulas funcionan en una sola dirección, éstas se abren para dejar pasar la sangre y luego se cierran para impedir que se devuelva.

 

Várice

 

Si las válvulas se debilitan o lesionan, la sangre puede regresar y acumularse en las venas. Esto provoca que se hinchen. La sangre acumulada provoca que las venas se agranden y, a veces, se retuerzan para caber en el espacio que les corresponde, lo que forma las várices.

Puedes descargar la nota original aquí.


Reforma.com

Fuente: Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de EU