Sobre peso y Diabetes

Efecto de las bacterias intestinales sobre resistencia a la insulina, sobrepeso y el aumento del peso.

Autor: Cruz, MT, Rojas JA | Noviembre 2017

Bacterias

La microbiota es el conjunto de microorganismos que viven en nuestro cuerpo compuestos principalmente por bacterias que tienen muchas funciones benéficas en el cuerpo y es por eso que se dice que existe una relación de codependencia entre el humano y su microbiota.

La microbiota intestinal contribuye a la degradación de toxinas, sirve como línea de defensa contra patógenos y a la maduración del sistema inmunitario al metabolismo y a la degradación de alimentos al extraer energía de carbohidratos indigestibles.

Tenemos bacterias nativas y bacterias transitorias y lo que depende de que se queden o se vallan es el tipo de alimentación. Las bacterias nativas las obtenemos en el primer año de vida aproximadamente y de acuerdo a nuestra alimentación las bacterias transitorias tendrán un funcionamiento positivo o negativo dentro de nuestro organismo.

Esquema bacterias

Estudios han encontrado que los cuatro filos de bacterias principales son los Firmicutes, Bacteroidetes y en menor cantidad, Actinobacteria y Proteobacteria. Para tener una microbiota normal con un funcionamiento adecuado, debe de haber un equilibrio entre las bacterias buenas y las bacterias malas o patógenos. Cuando los patógenos incrementan y crean un desequilibrio entre las bacterias Bacteroidetes y los Firmicutes aumentando el número de Firmicutes es cuando empezamos a sufrir patologías como el aumento de riesgo cardiovascular, resistencia a la insulina, obesidad e inflamación de grado bajo Existe evidencia de que en gente que presenta sobre peso, la cantidad Firmicutes en relación con los Bacteroidetes es mayor, así como en la gente con dieta rica en grasa saturada. Lo que pasa es que la microbiota con mayor contenido de Firmicutes tiene un mejor funcionamiento en cuanto a la captación y acumulación de energía de carbohidratos indigestibles.

En la inflamación de grado bajo, las células gram negativas tienen lipopolisacáridos en su membrana lo cual se denomina el factor desencadenante y la dieta alta en grasa favorece el incremento de este compuesto. Cuando los LPS atraviesan al intestino y se meten a la circulación de la sangre, son atraídos a los receptores de tipo toll que existen en la superficie de los macrófagos en el tejido adiposo al igual que los ácidos grasos libres e inducen citocinas inflamatorias.

Por lo tanto, creemos que al cambiar el equilibrio de la microbiota hacia un aumento de Bacteroidetes lograremos disminuir el peso y aumentar la sensibilidad de la insulina de los pacientes.